La energía fotovoltaica integrada en edificios (Building- Integrated Photovoltaics – BIPV) da un salto exponencial con las nuevas placas de aluminio honeycomb fotovoltaico, personalizables a cualquier tipo de construcción y diseño.

La rehabilitación energética de edificios está en boca de todos, no obstante es el área más importante del Plan de Recuperación, de cara a alcanzar los estándares medioambientales europeos en edificación sostenible. Nuestro parque inmobiliario es viejo y poco ecológico y, en vista de ello, el Gobierno acaba de aprobar el reparto de 1.631 millones de euros entre las comunidades autónomas para subvenciones e incentivos fiscales a quienes rehabiliten sus viviendas, unas ayudas que cubrirán entre el 40% y el 100% del presupuesto de la rehabilitación.

Estas ayudas, por supuesto, están condicionadas fundamentalmente a la reducción de demanda energética (calefacción y refrigeración), mediante la renovación de cubiertas, fachadas, carpinterías exteriores, sistemas de climatización, etc., etc…, de forma individual o colectivamente, a través de las comunidades de vecinos. Para ponerlo fácil, el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) y el Consejo Superior de Arquitectos presentaron recientemente una guía de la que ya os hablamos y os adjuntamos en este blog.

De la eficiencia a la autosuficiencia energética, el sueño del sector

La aspiración urbanística se decanta por tanto por la eficiencia energética, pero el gran sueño del sector de la construcción va mucho más lejos y se desarrolla por otros derroteros, aspirando hacia al autosuficiencia energética, es decir, a la creación de edificios capaces de generar electricidad. Es lo que se denomina energía fotovoltaica integrada en edificios, una evolución capaz de transformar a las viviendas, de simples consumidoras, a productoras de electricidad.

A los profanos en la materia, esto les puede parecer ciencia ficción, pero la tecnología de cubiertas fotovoltaicas hace tiempo que es una realidad a través, por ejemplo, de la instalación de tejados de tejas solares o de la implementación de vidrio fotovoltaico que transforma en electricidad la energía solar que recibe, que a día de hoy está transformado radicalmente el diseño y construcción de muros cortina. Para más inri, la empresa líder mundial en la producción de vidrio fotovoltaico es española, con base en Ávila: Onyx Solar Energy, SL. Tiene oficina en Nueva York, ha firmado más de 70 proyectos en 25 países, suma 30 premios internacionales y suyo es el primer suelo fotovoltaico del mundo (Universidad de George Washington / Virginia). ¡Para que luego digan que en nuestro país falta innovación!

Tejas solares, vidrios solares… A ellos se suma ahora un nuevo material de construcción para el revestimiento de fachadas ventiladas, capaz de generar electricidad: el aluminio honeycomb fotovoltaico, un auténtico sistema de energía renovable, no más caro que cualquier otro material de fachadas, y con las mismas propiedades funcionales y estéticas que los tradicionales, ¡el sueño de cualquier arquitecto!

Aluminio honeycomb fotovoltaico: la fachada solar que genera electricidad

Nuevo material BIPV de energía fotovoltaica integrada en edificios made in Canadá

Mitrex es la empresa canadiense, pionera a nivel mundial en la producción de aluminio honeycomb fotovoltaico. Este nuevo material BIPV de energía fotovoltaica integrada en edificios es una solución de revestimiento única que combina la ligereza, resistencia y rigidez del aluminio honeycomb, recubierto con la más moderna tecnología de producción eléctrica. Sobre el panel sándwich va adherido un finísimo vidrio fotovoltaico completamente personalizable, de modo que el acabado no se diferencia en su aspecto de cualquier otro material de superficie, gracias a un tratamiento innovador que fusiona el aluminio honeycomb al vidrio, creando el patrón de superficie, la textura o imagen de acabado deseada. La finísima película de vidrio opaca integra las células fotovoltaicas y el resto de componentes eléctricos, cableado y conectores quedan ocultos dentro de la estructura del panel sándwich, por lo que la placa final es exactamente idéntica a un panel sándwich tradicional.

La capacidad de personalización y la adaptabilidad de este nuevo aluminio honeycomb fotovoltaico de Mitrex es tal, que este nuevo material es apto tanto para nueva construcción como para reforma o rehabilitación de edificios ya existentes, dado que al fabricarse en placas de gran formato, los tamaños y los diseños a medida pueden especificarse para adaptarse a la limitaciones espaciales de estructuras ya existentes.

El aluminio honeycomb fotovoltaico, no más caro que los materiales tradicionales

Pero lo mejor de todo es que este nuevo revestimiento ha roto una barrera hasta ahora prácticamente infranqueable dentro del BIPV o energía fotovoltaica integrada en edificios: ¡el precio! Si hasta la fecha la generación de energía solar a través de los materiales de construcción se consideraba ineficaz, debido a su alto coste de producción, el aluminio honeycomb fotovoltaico rompe el paradigma de “económicamente inviable”, al costar prácticamente lo mismo que otros materiales usados en fachadas ventiladas.

En Canadá, Mitrex produce ya a gran escala este nuevo revestimiento, facilitando que ingenieros y arquitectos creen edificios, nuevos o rehabilitados, que generan su propia energía y son autosuficientes. El aluminio honeycomb fotovoltaico se aventura así como el nuevo material de revestimiento más funcional, estético y, sobre todo, económicamente sólido dentro de la construcción. El impacto de su adopción a escala mundial supondría una enorme contribución a los esfuerzos globales por revertir la grave crisis climática que vivimos. ¡Sencillamente, inmenso!

Share This