El solid surface le gana la batalla al virus en espacios sanitarios