Las instalaciones sanitarias –hospitales, consultorios médicos y dentales, laboratorios…– han debido cumplir siempre unas normas muy exigentes y estrictas de higiene. Precauciones que se han disparado a raíz de la pandemia del coronavirus, requiriendo el empleo de materiales con altísimas propiedades bacteriostáticas, totalmente asépticos y estériles, capaces de repeler gérmenes e impedir la acumulación de microorganismos en su superficie. Tras más de un año de crisis sanitaria, el solid surface, combinación de alúmina trihidatada (ATH refinado a partir de bauxita) con resinas acrílicas y/o poliéster que le dan forma y alta resistencia, le gana la batalla al virus en espacios sanitarios, imponiéndose a día de hoy como el material más empleado en este tipo de instalaciones.

Desde su lanzamiento en los Estados Unidos en 1967 bajo la marca registrada Corian, desarrollado en exclusiva por los laboratorios de Investigación y Desarrollo de DuPont, el solid surface ha evolucionado en el mercado a través de diversidad de marcas, con más o menos las mismas características en cuanto a propiedades del material, pero con diferentes formatos en cuanto a anchos, grosores y colores, dependiendo del fabricante. A marcas como Corian, se han añadido otras como Krion, HiMacs, Franke Solid Surfaces, Avonite, Betacryl o Staron, todas ellas con la garantía de grandes compañías, de las que se podría escribir mucho. Pero hoy nos detenemos solo en las dos primeras.

Las superficies solid surface en espacios sanitarios superan con éxito nuevas pruebas contra el virus

De todos es conocido que la ausencia total de uniones del solid surface, sumado a que se trata de una superficie totalmente lisa y homogénea, evita la adherencia y propagación de suciedad, mohos, bacterias y virus. Pero las circunstancias actuales reclamaban una atención especial a los virus, tratando de dar respuesta al comportamiento infectivo de estos últimos sobre este tipo de material. Para ello, Krion Grupo Porcelanosa realizó a finales de 2020 un estudio virológico en Reino Unido en el laboratorio Virology Research Services Ltd. con dos tipologías de virus seguros: el coronovirus NL63-HCov, un virus humano no mortal perteneciente a la familia del SARS-HCoV 2; y otro virus potencialmente peligroso, la Influenza A, causante de la gripe común.

El estudio consistió en depositar ambos virus sobre dos superficies distintas: una, de solid surface Krion, y la otra, una superficie de material plástico apto para espacios sanitarios. En el caso del coronavirus NL63-HCov, su capacidad infectiva se redujo en un 82,22% transcurridas las 24 horas desde su contacto con la superficie Krion, en comparación con el material plástico, cuya reducción fue del 55,28% durante el mismo periodo de tiempo. En cuanto al virus de la Influenza A, la reducción de la actividad vírica de la gripe se redujo en un 88,75% en las 2 horas primeras de contacto sobre una superficie Krion, a diferencia del material plástico donde solo se redujo un 18,44% en el mismo tiempo.

El descenso de la infectividad de ambos virus sobre ambas superficies debe interpretarse como una disminución de la capacidad de contagio por contacto, por lo que se concluyó que el solid surface Krion tiene mejores resultados de seguridad e higiene que otros tipos de materiales en entornos sanitarios.

El solid surface le gana la batalla al virus en espacios sanitarios

Rediseño de la UCI del Hospital Clinic de Barcelona con solid surface Hi-Macs

Desde la irrupción de la pandemia, la arquitectura y el diseño sanitario están dando un giro de enfoque en la selección de materiales y en la definición de espacios más focalizados en el paciente. Sobre este tema se centró el último webinar de Hi-Macs, la marca de solid surface de LG Hausys, en el que se abordó un proyecto real, el de la renovación de la Unidad de Cuidados Intensivos Hepáticos del Hospital Clinic Barcelona, realizado por el Estudi PSP Arquitectura, en el que se instaló solid surface para mayor confort y seguridad tanto de pacientes como de personal sanitario.

En este caso, además de destacar la durabilidad y robustez del solid surface, que impide que su superficie se raye y desgaste, reduciéndose considerablemente los costes de reparación y mantenimiento, se destacó la alta resistencia certificada del solid surface a los agresivos productos de limpieza y desinfección que se usan habitualmente en áreas limpias de quirófanos y laboratorios. El solid surface resiste sin alterarse los procesos de higienización con potentes desinfectantes virucidas, utilizados para eliminar virus como el SARS-CoV2 o el VIH y también al método de desinfección física con UV-C, gracias a sus exclusivas propiedades.

Hi-Macs constataba así que el solid surface es el material más duradero y resistente existente en la actualidad en el mercado, de acuerdo con los protocolos de limpieza del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC).

Con estos dos ejemplos, el estudio de Krion y la aplicación de Hi-Macs en la UCI del Hospital Clinic, se resalta que el solid surface no es únicamente el material de moda que aporta diseño, estilo y modernidad en fachadas exteriores, decoración de oficinas, mobiliario de cocinas y baños, etc, etc… , adaptándose a infinidad de aplicaciones, sino que es la mejor herramienta para mantener la asepsia imprescindible en espacios sanitarios, por su capacidad para evitar la proliferación de patógenos y su facilidad de desinfección y limpieza. Y eso sin contar que es un material 100% reciclable que cuenta con numerosas certificaciones de sostenibilidad (Greenguard, A+, BPA Free, HPD y NSF). Pero eso ya es otra historia.

Share This