Coincidiendo con el Día Mundial del Hábitat, todos los años se celebra el Día Mundial de la Arquitectura. Los arquitectos celebran su día reafirmando el compromiso social para mejorar la vida de las personas, contribuyendo al reequilibrio medioambiental, a través de una “ola de renovación urbana”, que adecúe el actual parque de edificios a las nuevas necesidades. En Meka3 queremos reconocer el valor de la arquitectura y dar visibilidad a sus profesionales porque ellos son el mejor aval de nuestros proyectos.

En un año marcado por la pandemia de Covid-19 y la experiencia inédita del confinamiento, que ha agudizado la percepción social sobre la importancia de la vivienda, el diseño arquitectónico y la relación con los espacios urbanos y el territorio, los arquitectos y arquitectas de nuestro país han conmemorado el Día Mundial de la Arquitectura destacando el valor de esta última y la calidad del entorno construido para mejorar la vida de las personas y lograr una sociedad más sostenible, reafirmando su compromiso social para garantizarlo.

El Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE) ha subrayado, en su declaración institucional, la importancia de la arquitectura como un hecho cultural; un elemento de interés general esencial para mantener la habitabilidad, el bienestar, la salud y la seguridad individual y colectiva y contribuir al reequilibrio medioambiental en el actual escenario de emergencia climática.

“La pandemia de coronavirus, que ha hecho que pasemos más tiempo en nuestras viviendas, ha remodelado las costumbre y los espacios sociales y, una vez más, ha revelado en todo el mundo que las crisis afectan desproporcionadamente a las poblaciones más pobres y vulnerables. Esta realidad nos recuerda la importancia que tienen un buen entorno construido y la buena arquitectura en la protección de nuestra salud y en la mejora de nuestras condiciones de vida”, se lee en la declaración, en la que recuerda que “una vez que hayamos superado la pandemia y se haya encauzado la respuesta a la crisis económica”, los retos sociales y climáticos previos a ella persistirán.

Formado por 25,7 millones de inmuebles, el parque de edificios y viviendas es causante del 36% de las emisiones contaminantes y, junto al transporte y la industria, uno de los tres grandes consumidores de energía, con un 30% de los consumos. Además de los problemas de eficiencia energética, España se sitúa ligeramente por detrás de la media de la UE en cuanto al estado de conservación de los edificios residenciales, por lo que se hace urgente la actualización y puesta al día del parque para mejorar su funcionalidad, su accesibilidad y adaptarlo a las nuevas necesidades de las personal, tal y como recoge la Estrategia a largo plazo para la Rehabilitación Energética de Edificios (ERESEE).

“Estos desafíos requieren una transformación acelerada de nuestras ciudades, edificios y viviendas”, continúa la declaración. En el Día Mundial de la Arquitectura, el CSCAE señala que este “reto colectivo acuciante en los próximos años” es también “la prioridad en el trabajo de los arquitectos y arquitectas”, que ponen todo su conocimiento al servicio de la sociedad y de las administraciones públicas para impulsar la “gran ola de renovación urbana” necesaria para reducir las emisiones contaminantes en un 55% esta década y alcanzar la neutralidad climática en 2050, cumpliendo así las recomendaciones de la UE y los objetivos contemplados en la futura Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica.

La arquitectura y el urbanismo son esenciales para mejorar nuestras viviendas, pueblos y ciudades y conseguir que sean más sostenibles, mejorando el bienestar individual y colectivo de las personas. Por ello, en el Día Mundial de la Arquitectura, los arquitectos y arquitectas han reafirma su compromiso y su determinación para contribuir a mejorar las condiciones de vida de la población y el reequilibrio medioambiental, “con la modernización del sector y de nuestro país, impulsando la rehabilitación, la renovación urbana y el acceso a la vivienda”. La calidad del entorno construido es un derecho y, para garantizarlo con resultados óptimos, en su declaración institucional, el CSAE también reivindica “un marco normativo y económico con condiciones profesionales dignas y adecuadas que nos permita contribuir con nuestra mayor capacidad para que la arquitectura garantice el bienestar, la salud y la seguridad de todas las personas mejorando la calidad del entorno construido”.

Share This