Las fachadas translúcidas de policarbonato son fachadas ligeras con un revestimiento liviano a través del cual pasa la luz natural o artificial. El material de cerramiento que se usa en este tipo de fachadas es un plástico de excelentes propiedades de transparencia, dureza y resistencia.

Si el sueño de todos los niños europeos es EuroDisney, el de los pequeños de Hebei, una de las veintidós provincias de China, es el restaurante Aranya. Una especie de palacio original y divertido, más conocido internacionalmente como “El País de Nunca Jamás”, en clara alusión a Peter Pan. El enfoque de este espacio es que sus ocupantes lleguen a perder la orientación y la perspectiva de los tamaños reales una vez se sumergen dentro. Y para dar forma a este sueño se eligió un material: el policarbonato.

Toda la fachada principal se revistió con paneles de policarbonato, salvo la escalera de entrada y la casa roja sobre el tejado, realizados en paneles de aluminio perforado. Y dentro, también con policarbonato, se crearon zonas de ensueño para los más pequeños de la casa: una zona de juegos de burbujas gigantes; un restaurante circular en el que parece que flotas; y todo un conjunto de espacios que mezclan diferentes elementos, pero con el policarbonato como protagonista, haciendo crear una realidad mágica no conocida hasta la fecha.

¿Qué son las fachadas translúcidas de policarbonato?¿Qué son las fachadas translúcidas de policarbonato?¿Qué son las fachadas translúcidas de policarbonato?¿Qué son las fachadas translúcidas de policarbonato?

Lo mismo, ¡magia!, ocurre en el Palacio de Congresos de El Batel (Cartagena, Murcia), obra de los arquitectos españoles José Selgas y Lucía Cano, donde un policarbonato con pigmentos especiales luminiscentes, crea un juego de transparencias y tonalidades cambiantes, que sumerge al visitante en un universo de estímulos visuales único. En el interior del auditorio, de colores azules y verdes, pareciera que el espectador estuviese sumergido por debajo del nivel del mar, gracias a lamas de policarbonato que, combinadas con vinilos de espejo sobre los muros traseros, generan un efecto de distorsión acuático en la sala. Cada detalle del edificio merece la pena ser vivido. Y el truco de nuevo es el policarbonato.

¿Qué es el policarbonato?

El policarbonato no es más que un plástico ligero y de excelentes propiedades, empleado en muchos productos de uso cotidiano: vehículos, ordenadores y dispositivos móviles, electrodomésticos e, incluso, envases de todo tipo. Vivimos rodeados de policarbonato, un polímero que se compone de muchas moléculas de Bisfenol-A conectadas por enlaces de carbonato.

En la construcción, el policarbonato empezó a usarse por la década de los 60 del siglo pasado, dentro de la denominada arquitectura “pop art”. Todo el mundo auguraba que iba a ser el material del futuro, pero la crisis del petróleo de los años 70 cargó a este material de connotaciones negativas y quedó relegado a construcciones industriales. No ha sido hasta ya entrados en el siglo XXI, cuando el policarbonato ha vuelto a ser apreciado por sus propiedades plásticas, visuales y perceptivas, colocándose de nuevo como material preferente de uso muy frecuente.

La enorme dureza y resistencia,tanto a la tracción como a la comprensión, del policarbonato son la clave de que se haya convertido en un material de revestimiento de fachadas. También su resistencia al impacto, su baja inflamabilidad, su alta capacidad de aislamiento acústico y que, siendo un material translúcido, resiste a los rayos UV. Pero lo que destaca al policarbonato por encima de otros materiales es que, sin ser transparente como el vidrio, tiene un elevadísimo índice de trasmisión luminosa, siendo muchísimo más ligero que el cristal.

El policarbonato podemos encontrarlo de dos formas: en forma de placas o en forma de película o film. En arquitectura se suele usar en forma de placas, que se presentan en dos variantes: compacta y alveolar (celular). Esta última forma se compone de diferentes capas de policarbonato compacto espaciadas entre sí, creando celdas de distintas formas y tamaños. Constituye así un material de cerramiento de muy bajo peso, que aísla térmicamente y permite hasta casi un 80% de transmisión de luz, lo que reduce la necesidad de iluminación artificial de los espacios interiores. Además, está disponible en una gama muy amplía de colores, dando pie a espectaculares juegos arquitectónicos como los que os explicábamos al principio.

El sistema de revestimiento para fachadas a base de placas de policarbonato es lo que se denomina fachada translúcida. Para montarlo suelen usarse juntas ocultas, de modo que se preserve la estética del conjunto. Más allá de fachadas translúcidas de policarbonato, las placas de este material también se usan habitualmente para crear grandes cubiertas en espacios abiertos. De hecho, habrás visto estas cubiertas de policarbonato en multitud de espacios deportivos y grandes estadios de fútbol.

¿Y qué pasa con el medioambiente?

Efectivamente, el policarbonato es un plástico y como todos los plásticos genera controversia. Más si cabe al componerse de bisfenol A, al que se le atribuyen efectos nocivos para la salud. En 2011 se descubrió que el bisfenol A era un disruptor endocrino, es decir, que cambia la forma en la que funcionan las hormonas de nuestro cuerpo, si entra dentro de nuestro organismo. La filtración puede realizarse únicamente a través de alimentos y bebidas. Y el grado de filtración depende de la temperatura del líquido y de la antigüedad del envase. Fue entonces, en 2011, cuando se prohibieron los biberones de policarbonato y se empezó a recomendar que la botellas de agua no se rellenen muchas veces, menos aún en los meses calurosos.

Descartado el peligro y sabiendo que se trata de un plástico, en materia de construcción el policarbonato está considerado como uno de los mejores aliados de la sostenibilidad, al permitir grandes ahorros en climatización e iluminación artificial. En la actualidad forma parte de los plásticos reciclables, pudiendo reintroducirse en la cadena de producción de otros materiales y salvaguardar al medio ambiente de sus efectos contaminantes. De hecho ya son muchos los policarbonatos reciclados disponibles.

Aunque en Meka3 no trabajemos este material, sois muchos los que nos habías preguntado por las fachadas translúcidas de policarbonato. Esperamos que la respuesta que os hemos preparado os haya gustado. Ya sabéis que siempre nos tenéis a vuestra disposición. ¡Encantados de ayudaros!

Share This