Las nuevas formas de arquitectura han cambiado nuestra forma de contemplar el mundo. Si hasta hace muy poco la isla de Manhattan (Nueva York) era una de las postales más ansiadas para los turistas, los skylines de Hong Kong (China), Singapur (Ciudad-Estado Singapur), Dubái (Emiratos Árabes) o Shanghái (China) son hoy las siluetas más hermosas del planeta, gracias a la vanguardia arquitectónica de sus impresionantes rascacielos. De día o de noche, cada una de estas ciudades es única. Al tiempo que todas son iguales, si de técnica constructiva aplicada hablamos. Sus modernos y espectaculares rascacielos y edificios de cristal comparten una única forma arquitectónica: el muro cortina, también llamado, fachada ligera.

 

¿Qué es una fachada ligera de muro cortina?

La definición más clara, exacta y mejor de fachada ligera la encontramos en la norma europea EN 13830 que la describe así: “Retícula de elementos constructivos verticales y horizontales, conectados conjuntamente y anclados a la estructura del edificio, lista para rellenar finalmente con paneles ligeros de cerramiento, hasta formar una superficie continua y ligera que delimita completamente el espacio interior respecto del exterior. Esta fachada aporta, por sí misma o conjuntamente con otros elementos del edificio, todas las funciones normales que corresponden a un muro exterior, pero no asume ninguna de las características de soportes de carga de la estructura principal del edificio”.

La fachada ligera no forma, por tanto, parte de la estructura del edificio sino que gravita independiente sobre esta estructura a modo de envolvente o de piel. Y es ligera porque está construida con materiales ligeros –vidrio y aluminio, principalmente– cuyo peso en kg/m2 es muy, muy inferior al de cualquier otro tipo de material usado en fachada tradicional.

El concepto de muro cortina indica que la fachada está anclada o suspendida de la estructura principal del edificio, pero no apoyada en la misma. Y como definen la mayoría de los arquitectos permite “la conexión del espacio interior y exterior”, transformando la relación entre el espacio construido y el medio circundante, gracias a la generalización del uso del vidrio. La primera fachada de muro cortina que se construyó en España fue el edificio Hispano Olivetti en Barcelona (1960-1964), hoy declarado bien cultural de interés local.

Edificios de cristal, fachadas ligeras de muro cortina

Los elementos del muro cortina y tipos

El muro cortina se compone básicamente de elementos resistentes y elementos de relleno. Los elementos resistentes con los montantes (elementos verticales) y los travesaños (elementos verticales) –generalmente de aluminio extruido, aunque también de acero–, que forman una retícula a los que se incorporan los elementos de relleno: fundamentalmente, vidrio. A la estructura del edificio se fijan mediante anclajes de fácil montaje, pero altamente resistentes.

Desde el punto de vista de su aspecto exterior, el muro cortina puede ser de dos tipos: de perfilería vista (cuando los montantes y travesaños quedan a la vista al mirar a la fachada desde el exterior o calle) o de perfilería oculta (cuando desde el exterior solo se ve el vidrio; montantes y travesaños solo se aprecian desde el interior del edificio).

En este último sistema de perfilería oculta –mediante silicona estructural o vidrio estructural–, el vidrio se fija a los montantes, de aluminio anonizado, mediante siliconas de características especiales, logrando mayor aislamiento térmico, mayor insonorización, mayor estanqueidad contra la lluvia y un considerable ahorro económico, al ser su montaje mucho más rápido por la previa mecanización de los módulos prefabricados. Flexión, tracción, compresión, tensión de cortadura por efecto térmico y movimiento, todo está tan especificado y calculado en el muro cortina de silicona estructural, que a día de hoy se ha convertido en la solución arquitectónica preferida en la construcción.

El muro cortina está en auge y tiene mucha proyección de futuro, dada su estética, rapidez de montaje, su potencial de aprovechamiento de luz natural, su durabilidad e, incluso, su sostenibilidad. Eso hará posible que el skyline de nuestras ciudades sigan cambiando durante mucho tiempo. Hablaremos más de muro cortina. Pero si no puedes esperar hasta entonces porque te has quedado con alguna duda, contacta con nosotros en Meka3.

Share This