Baños y cocinas: Blanco, siempre blanco, ¿o mejor negro?